sábado, 9 de enero de 2021

El contador a cero

En el entorno de la escuela, profes y alumnos, contamos los años por cursos, cuando decimos "el año pasado" queremos decir "el curso pasado" y nos entendemos perfectamente. Nuestro primer día del "año" es el 1 de septiembre, y ahí arrancan nuestras agendas escolares. Las vacaciones de Navidad son un alto en el camino, volvemos después de Reyes para acometer las dos terceras partes del curso (año) que nos quedan.

Sin embargo, este sonadísimo 2020 se merece que en enero de 2021 pongamos el contador a cero de nuevo. Aunque en la Grecia antigua no se usaba el 0.

Escalera 0 del Muro de San Lorenzo, Gijón 
 

Como dice Irene Vallejo en El infinito en un junco, los cuentos nacieron de las cuentas. En el antiguo origen de la escritura, primero escribimos listas para comprar o vender productos y llevar las cuentas, y con el mismo instrumento, el alfabeto, pasamos a escribir maravillosos cuentos.  Números y letras están unidos en su origen, y así Prometeo nos los enseñó a los humanos.

En griego, "número" se dice ἀριθμὸς /arizmós/ y su importancia para los griegos es sonada; pensemos por un momento en los famosos primeros matemáticos Tales de Mileto o Pitágoras. La propia palabra "matemáticas" es griega, así como "aritmética", el estudio de los ἀριθμοὺς /arizmús/ "números". Pero ¿cómo eran los números griegos?

A diferencia del inventazo de las letras griegas, tatarabuelas de nuestras letras latinas, seguimos estudiando las matemáticas griegas, pero no usamos sus números, para los cuales utilizaban... ¡las mismas letras! Para entendernos, algo parecido a los números romanos. 

Era un sistema complicado y además, entre los números griegos no existía el signo para cero, que tiene la ventaja de permitir escribir cualquier número con solo 10 dígitos diferentes (0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9). No puedo ni imaginar cómo serían los cálculos de los arquitectos para construir, por ejemplo, el Partenón, utilizando este galimatías de letras como números.

Estos números-letras se siguen utilizando hoy día en Grecia como ordinales, de forma similar a nuestro uso de los números romanos. 

En griego moderno "cero" se dice μηδὲν /midén/ que en griego antiguo es un pronombre neutro que quería decir "nada" y se lee /medén/. 

Las palabras μηδὲν ἄγαν  /medén ágan/ "nada en exceso", consejo atribuido a Solón, estaban escritas en el templo de Apolo en Delfos recomendando moderación, equilibrio. 

Pues eso deseamos, 2021:  

 μηδὲν ἄγαν

 "cero excesos, no te pases" 🙏




miércoles, 23 de diciembre de 2020

Regalos que valen cien bueyes

Estamos en fechas de pensar en regalos: Papá Noel, San Basilio, Los Reyes Magos…

Escuchando una vez Verba volant en la radio, me gustó mucho la etimología de “regalo” que explicó Emilio del Río y que al parecer es usual en La Rioja: “Cómete el helado, que se te está regalando”.

Es la segunda entrada si buscamos “regalar” en el  DRAE:        

regalar1. (Cf. it. regalare; fr. régaler).

1. tr. Dar a alguien, sin recibir nada a cambio, algo en muestra de afecto o consideración o por otro motivo.

regalar2.

(Del lat. regelāre, deshelar).

1. tr. derretir (‖ liquidar por medio del calor).   

Según el DRAE, la primera acepción viene del italiano regalare y del francés régaler mientras que la segunda viene del latín regelāre que significa deshelar.

¿No sirve a veces un regalo para “romper (o derretir) el hielo” entre dos o más personas? 

Y si no, que se lo digan al troyano Glauco y al griego Diomedes, que, en el Canto VI de la Iliada, al reconocerse como antiguos invitados, se regalaron el uno al otro sus armas en medio del campo de batalla, en lugar de matarse mutuamente, en plena Guerra de Troya. Glauco cambió sus armas de oro, valoradas en cien bueyes, por las de bronce de Diomedes, que sólo valían nueve.

Valiosos como el oro puro son nuestros regalos del amigo invisible en clase de Griego y de Cultura clásica:  

Para ver los regalos de Bachillerato, pincha aquí. 

Para ver los regalos de Cultura clásica, pincha aquí. 


Regalo realizado por Sofía para Alejandra, como ejemplo de todos los demás que están en las fotos. 

Después de compartir estos regalos tan entrañables, todos nuestros corazones están un poco más derretidos de emoción y compañerismo. Sobre todo pensando que hoy es el último día de clase antes de las ansiadas vacaciones de Navidad.

La única condición para el regalo era no comprar nada, sino hacerlo nosotros mismos, y que tuviese que ver con Grecia, o con Grecia y Roma para Cultura clásica. Algunos han optado por decir un poema en voz alta, los demás regalos están en las fotos. 

 

martes, 22 de diciembre de 2020

¿Quién se coló en clase de Griego II?

Esta mañana, mientras hacíamos análisis morfológico, a las 8:35, Cristian, de 2º Bachillerato, abrió los ojos con asombro mirando hacia la ventana y soltó una exclamación espontánea. Todos giramos la vista y vimos el espectáculo: 

Aurora, de rosados dedos y de peplo azafranado, salía por el horizonte. 

El mito irrumpió en clase. No hay mejor forma de empezar la jornada. Admirados,  hicimos esta foto para conservar el homérico momento:

   Desde nuestra ventana, en clase de Griego II

Estos son los epítetos homéricos de la Aurora, Eos: 

ροδοδάκτυλος Ηώς /rododáktilos eós/ Eos, de dedos de rosa

κροκόπεπλος Ηώς /krokópeplos eós/ Eos de peplo color de azafrán, 

es decir, anaranjado.

Aurora, de Fragonard 
 
                                                                                                   Esther Castro

 

 

jueves, 17 de diciembre de 2020

Navidades marineras

Aunque hoy día mucha gente en Grecia adorna el árbol de Navidad, hay una costumbre más tradicional -como para nosotros el Belén- que consiste en adornar barcos en honor de San Nicolás, que es el patrón de los marineros, pues la cultura griega está estrechamente ligada al mar. 
 
¿Y es San Nicolás quién trae los regalos en la Navidad griega? Pues no exactamente, sino que es San Basilio. San Basilio no es San Nicolás de Bari, obispo del S IV en el que se basa la figura de Papá Noel; sin embargo, ambos, San Basilio y San Nicolás, parecen haberse fundido en un mismo personaje. 
 
San Basilio -el Papá Noel griego- llega a Grecia la noche del 31 de diciembre en su nave iluminada (kαραβἀκι /karavaki/ “barquito”) repartiendo regalos y en los puertos griegos, cada Navidad, relucen muchos kαραβἀκια /karavakia/ “barquitos”. 
 
En muchas casas también se adornan barquitos de papel y cartón donde depositar dulces y regalos. En Gijón también nos llegan los Reyes Magos ¡en barco! y este año, en el puerto deportivo tenemos un “karavaki” que recuerda, curiosamente, a los karavakia griegos de Navidad. 


Fotografía del puerto de Gijón, diciembre 2020 

De modo que, desde nuestra Gijón más marinera: 
 
Χρόνια πολλά και καλά Χριστόυγεννα! 
 
 /jronia polá ke kalá jristúyena/ 

¡Felicidades y Feliz Navidad! 
 

                                             Karavaki navideño ante el Parlamento de Atenas 

                                                                                                    Esther Castro

domingo, 13 de diciembre de 2020

Navegando por el mar color de...

    Granizo, rayos, truenos, lluvias, oleaje, frío, la nieve cerca... esos son los regalitos que nos ha traído Dora, δώρα, que en griego quiere decir "regalos". Llevamos diez días agitados por la borrasca Dora. Ahora se bautizan las borrascas y ésta última ha venido a apretarnos un poco más las tuercas en nuestro día a día con nuestra compañera Pan-demia, πανδημία. Pan-, del griego παν, quiere decir "todo" y -demia, δήμος, demos, "pueblo". 

    En un sutil juego etimológico Pandemia y Dora se han conjurado para hacer de las suyas por aquí por Gijón, tal y como hizo Pandora, Πανδώρα, aquella primera mujer que abrió la caja de los males y que, al ver que se derramaban por el mundo, sólo acertó a cerrar la tapa cuando en el fondo vio que aún podía aprisionar la Esperanza.

    Y en medio de todo este jaleo, en nuestro agitado y gris Cantábrico, Iris de alas de oro y pies de tormenta se abrió paso por el horizonte. No lejos de allí, sin descanso y sin perder la esperanza, en clase soñamos con un Egeo lejano y azul, poblado de voces literarias:  

chrysopteros ( χρυσόπτερος "alas de oro") Iris (mitología) - https://es.qaz.wiki/wiki/Iris_(mythology)
chrysopteros ( χρυσόπτερος "alas de oro") Iris (mitología) - https://es.qaz.wiki/wiki/Iris_(mythology)

    Mapa de Grecia antigua con literatos, hecho por Patricia  Martínez, 1º Bachillerato de Humanidades, como muestra del trabajo realizado por todos los alumnos de Griego I
 
                                                                                                    Esther Castro

domingo, 6 de diciembre de 2020

Flores de otoño

 

    Después de dos meses, desde el 29 de septiembre, día en que empezó este atípico curso hasta hoy 6 de diciembre de este inolvidable 2020, podemos hacer una pequeña parada en el maremágnum en que se ha convertido nuestra labor diaria: 

    Ordenadores por aquí y por allá, fijos y portátiles, videollamadas, horas delante de pantallas, aulas virtuales, clases mixtas presenciales y no presenciales, batas, mascarillas, pequeños micrófonos portátiles, recreos alternos, entradas y salidas escalonadas, hidrogel, toallitas, jabón, distancia, ventanas abiertas; parece mentira lo que somos capaces de llevar para delante, la verdad es que contando con el buen comportamiento de los chavales que están dando la talla en clase muy pero que muy bien en general. 

    Ya hemos acabado las reuniones -on line- de la segunda evaluación, con algunos resultados que se resienten de la falta de costumbre de los alumnos a trabajar duro por su cuenta, pues deben suplir el tiempo que no pueden venir al instituto. Nos preocupan los chavales, por un lado han tenido mala suerte con la semipresencialidad, por otro, les exigimos valor y al toro, que trabajen más duro, que es lo que nos ha tocado. Los profes también estamos poniendo toda la carne en el asador para sacar esto adelante…

    En estos meses Anne Carson recibió a distancia su Premio Princesa de Asturias y lo agradeció por videoconferencia. Ha llegado una segunda ola de contagios del coronavirus. Nosotros, adelante. Declinaciones, arma virumque cano..., μῆνιν ἄειδε θεά... En el Ministerio de Educación nos cuecen otra nueva ley educativa que nos inquieta terriblemente a los profes de Latín y Griego...


Y, mientras tanto, ajena a nuestro ajetreo y a nuestros afanes, en el Departamento de Latín y Griego, en medio del otoño y de la pandemia, ha florecido esta planta:

    Bellísimo augurio de bienes, y quiero pensar románticamente, que en especial es un guiño de esperanza para nuestras queridas asignaturas. Que vivan el Latín y el Griego. 

 

... y el prado, pasto de caballos,
copioso está de flores de primavera...

                                                            Safo 

 

... ἐν δ λείμων ππόβοτος τέθαλε
ρίνοισιν νθεσιν... 
 

                                                               Σαπφώ 

                                                                                                    Esther Castro 


 

viernes, 30 de octubre de 2020

LAS LETRAS DE LAS CIENCIAS

 

Hace unos años propuse en la CCP (por ahí andará el acta correspondiente) ofrecer a los alumnos de bachillerato, especialmente a los del científico, una asignatura que les introdujera en el conocimiento de los términos provenientes del latín y el griego, que presumiblemente iban a convertirse en su herramienta de trabajo fundamental.

Medicina, Biología, Física, ... todas son disciplinas cuyo léxico específico es en gran medida de origen griego o latino y los planes de estudio actuales ni de lejos se plantean cubrir esa - creo yo- grave carencia. Me parecía que les sería de enorme utilidad y además se divertirían al saber qué relaciona un calamar con un dolor de cabeza o una piedra en el riñón con las matemáticas. Me hubiera encantado ver la cara que ponían al averiguar que "ailuropoda melanoleuca", término científico para designar al oso panda, se traduciría literalmente por algo así como "pie de gato blanquinegro". Quienes cursaran esta asignatura relacionarían con facilidad hematíes, hematomas y hemoglobina y sonreirían divertidos ante la metedura de pata de quien habla de "misógenos" pues la equipararían enseguida con la de alguien que llamara "genecólogo" al especialista correspondiente.

Seguimos utilizando esas dos "lenguas muertas" que se resisten a morir. Y es curioso que sea el ámbito científico el que más y, probablemente, mejor utilice lexemas y afijos grecolatinos, incluso para descubrimientos recientes o avances novedosos que así tienen asegurada la comprensión inmediata de toda la comunidad internacional: Si acaba en -itis es una inflamación, si contiene lito, es una piedra, si aparece galact- ... es la leche. Lo entenderá al momento un científico islandés, un alemán o un escocés.  

Vivimos ahora por desgracia rodeados de palabras como "pandemia", "diagnóstico", "estadística", "morbilidad",... nada más actual y, sin embargo, ningún término es nuevo. Por cierto, la palabra griega "hygieia", de la que ha derivado "higiene", no significaba limpieza, sino "salud". Como en otras ocasiones, la vida y las palabras siguen su propia trayectoria y acaban a veces en el sitio en que empezaron: la receta más eficaz contra este virus  (del lat. virus: "veneno") resulta ser ventilar, lavarse bien las manos, no estornudar en la cara del prójimo... La higiene es salud; siempre lo ha sido.

"Hygieia" (la diosa de la salud) G. Klimt


Espero que en algún momento se deje de enfrentar Letras y Ciencias y se utilicen ambas para ofrecer una educación mejor, menos preocupada por que la programación recoja los engendros léxicos con que cada reforma maquilla su nueva ley y más por formar ciudadanos responsables y con criterio propio, menos manejables y más competentes en aquello a lo que decidan dedicar su futuro.