miércoles, 30 de junio de 2021

Leer, reír, cantar

    Qué ganas de moverse después de sujetarnos todo el curso. En algún momento teníamos que hacer esto: tocar, sentir los textos antiguos en pie. Un diálogo de comedia y un coro y unos diálogos de tragedia así como una canción lírica han sido las excusas para vivir unos textos en clase. Un poco de atrezo, merchandising o realia, música, vestimenta especial, reparto de personajes... y ya está, palpamos, dinamizamos y dinamitamos los textos.
    La primera escena de la Asamblea de mujeres, los diálogos centrales de Antígona más el coro más emblemático de esta tragedia, así como el poema Árnisi con bellísima música han sido nuestros textos recreados en clase este mes de junio, para despedir el curso.
Unas mascarillas, un poco de goma eva, unas cuantas cosillas de atrezo, vestimentas de colores y ya está, aparecemos al pie de la Pnix con idea de tomar el poder en Atenas bajo el mando de Praxágora:

 

 Barbas, lucernas, corona, botellita... para las Mujeres asambleístas.

Para ver más fotos pincha en la imagen 

Vestimenta negra y blanca, música de la ópera Antígona, y ya tenemos un coro y personajes para irnos a Tebas a ver cómo la muchacha se enfrenta con su tío Creonte en defensa de su hermano muerto.
 
 
Unos segundos del coro de Antígona en griego en nuestra clase
 

                Aquí, Theodorakis, cantando y poniéndose de pie con más de 90 años, nos animó a cantar a coro con todos los griegos sentados en el Odeón de Herodes Ático, en Atenas   
        
                                                                                                  Esther Castro


 

 


Resistir como un Titán

La canción "Resistiré" fue el himno del confinamiento que vivimos el curso pasado. Ese verbo en futuro lo hemos conjugado en primera persona del plural cada día de este curso 2020/21.

Comenzamos en septiembre con un "resistiremos": Si nos volvían a confinar a todos, daríamos las clases on line; si sentíamos malestar sospechoso de covid, nos quedaríamos en casa; aunque cayeran enfermos alumnos o profes a nuestro lado, seguiríamos adelante, dando clases online a la vez que presenciales... la idea era seguir tozudamente cumpliendo nuestras normas para evitar el contagio y no suspender las clases. 
Y lo hemos conseguido. Con un esfuerzo titánico común.

En la mitología griega el maestro en resistencia  es Atlas, que sujetaba sobre sus hombros la bóveda celeste. En su dura tarea de estar quieto aguantando lo que le habían echado encima tuvo un descanso, pero su ingenuidad ante un engaño de Hércules le hizo volver a soportar ese peso; después fue petrificado por Perseo, que usó la cabeza de Medusa para dejarlo convertido en enormes rocas. El gigantón todavía descansa boca arriba en forma de cordillera allá por Marruecos.

La vértebra del cuello sobre la que descansa nuestra cabeza también se llama Atlas. Y Atlantes son esas figuras de hombres petrificados que sujetan balcones o cornisas, como el que nos mira desde la calle Capua cuando nos asomamos al mar cerca de la Escalerona. 
 
Vamos a parar un momentito en esta esquina:
No le hacemos caso a este pequeño Atlante, pero él está ahí haciendo su labor. No estaría mal que, al pasar por este emblemático edificio del "martillo de Capua", mirásemos hacia arriba y guiñásemos un ojo a este Titán, cuyos hombros de piedra se tensan bajo el tremendo peso que le ha tocado. Seguro que, desde su discreta forma pétrea, él también canturrea "Resistiré", nos entiende, se pone en nuestro lugar y se identifica con nosotros y nuestra labor diaria, sobre todo en este curso que ahora termina y que hemos sobrellevado en el instituto como auténticos titanes de la pandemia.

Atlante en la fachada de un edificio de la calle Capua frente a la Escalerona, Gijón
                                                                                              Esther Castro

martes, 25 de mayo de 2021

Mitología aplicada a la vida real

    Este trimestre, en clase de Griego I hemos escuchado pequeñas charlas sobre mitología aplicada: Aquiles y Héctor en la guerra entre palestinos e israelíes, Patroclo, el joven que quiere ser otra persona y no lo es, Tetis como madre súper protectora que no puede impedir que su hijo sufra y se equivoque, el laberinto del minotauro en un cartel de Gijón para el 25 de noviembre, nuestra casa como laberinto durante el confinamiento, Cronos y el tiempo que nos devora, Narciso y las redes sociales que pueden esclavizarnos por un excesivo culto a nuestra imagen, Atenea que piensa antes de actuar, Afrodita que no piensa y solo se deja llevar por el corazón, las emociones y la pasión, Ares que tampoco piensa mucho, más bien solo en sí mismo, Hefesto que se venga de la traición, los dioses que se ríen de quien se expone contando en público su vida privada...

    Los mitos viven con nosotros y en nosotros sin que podamos escapar de ellos, y cuanto más sabemos, más nos persiguen en el día a día. Muchos nos dan llaves, claves, para abrir puertas en la comprensión del mundo en que vivimos. 

                                                 Cartel de hace un año y medio, en una marquesina de Gijón

    Los ponentes se han preparado los temas mitológicos y han añadido al final la reflexión o sugerencia de aplicación del mito en la vida actual. Ha sido un placer compartir sus trabajos en clase, sin duda muy bien preparados. 

    Mary Norris en Mi gran odisea griega, con sentido del humor y mucha pasión, reconoce haber comprendido muchos de sus propios problemas gracias a los mitos griegos que descubrió un poco tarde, ya adulta; vamos, que se ahorró el psicólogo leyendo palabras de Antígona o de Hécuba y comprendiendo así a su hermano y a su madre e identificando sentimientos propios en relación con su familia.

  Mary Norris no pudo estudiar Latín en su adolescencia, su padre no quiso. En cambio, estos chicos y chicas del Jimena, ya tienen contacto con el mundo clásico al menos desde 4º ESO. Seguro que su interpretación de la realidad tendrá, en adelante, una parte en clave mitológica. Sin duda la mitología les ha de ayudar a comprender unas cuantas cosas de la vida.

https://3.bp.blogspot.com/-MTcAFAeBMgQ/V02vxKGKnRI/AAAAAAAAEYY/9vKva-LOd00mezYrIB1uNLAnqO4UvDKdACLcB/s1600/Narciso%2B2.jpg 

Narciso mirándose en Instagram 

                                                                                   Esther Castro

 

 

jueves, 22 de abril de 2021

Completar el álbum de viajes por Grecia: Día del libro 2021

     "Sí-le, no-le" era el mantra infantil que repetíamos según íbamos pasando rápidamente hacia atrás los cromos repes del taco que pretendíamos intercambiar. Hacer la misma colección nos hacía cómplices, buscábamos en los montones de otros niños ese cromo especial, ansiado, que solo te lo cambiarían por un montón de los tuyos y que estaba destinado a un espacio difícil de rellenar que llevaba mucho tiempo en blanco en nuestro álbum.

    Para celebrar el Día del libro estoy leyendo sobre viajes a Grecia uno recién publicado, dedicado por el autor, profe de Filosofía compañero del Jimena, Juan J. Alonso, y, como siempre que leo cualquier texto escrito por Juan, me sugiere, me entretiene, me interesa, me divierte…

    Pero en un librito como este, de viajes a Grecia, no puedo parar de hacer comparaciones y voy pensando si cada viaje del que habla yo lo he hecho ya o no.

    Si es un sitio como la isla de Corfú, en la que ya sé que no he estado, emprendo el capítulo con alegría buscando sugerencias para un futuro viaje allí, buscando visitar lugares que no se me han ocurrido previamente y llevo la lectura con alegría. No-le.

    Si es un rincón de Grecia en el que sí he estado, también me congratulo revisitándolo con la visión de Juan, siempre renovadora, invitando a la reflexión. Me siento muy bien cuando veo que compartimos conclusiones parecidas sobre algunas visitas, por ejemplo con la subida al Licabeto, en Atenas. Sonrío con complicidad y sigo leyendo. Sí-le.

    Pero si leo sobre ese lugar en el que sí he estado, pero descubro, a través de su relato, un rincón que se me escapó, que no conocí, que no se me ocurrió visitar; sea un lugar arqueológico, una playa, una taberna o una sencilla librería de pueblo, ¡ay de mí! ¡Qué sentimiento! ¡Quiero volver! ¿Por qué yo no caí en ese detalle? ¿Por qué no se me ocurrió hacer ese recorrido? Como el ansia de aquel cromo que a ti no te había salido en los sobres que compraste: ¿por qué le tocó a otro niño? 

 
El libro y Juan J. Alonso, sospechosamente en Grecia

    Nada, que las ganas de volver a Grecia se reavivan dolorosamente con la lectura de este librillo. ¿Qué haremos? Pues me pienso apuntar todas las tareas pendientes para que cuando Juan saque otro librín de viajes a Grecia, pasar sus páginas pensando solamente “sí-le, sí-le” y ningún “no-le”.

                                                                                             Esther Castro


 

viernes, 26 de marzo de 2021

200

Grecia ha celebrado hoy, jueves 25 marzo 2021, 200 años de la independencia del Imperio otomano. No se han podido poner en marcha los preparativos para esta gran fiesta griega, solamente soldados de los tres ejércitos han desfilado por Atenas. 

   

En la foto, los Evzones desfilan en la Acrópolis con el Partenón al fondo

Los Εύζωνες o Ευζώνοι, /efzones/ o /efzoni/ término usado en tiempos de Homero, "los de la buena cintura" o "buen cinturón", son los miembros de la Guardia presidencial griega, una unidad ceremonial que custodia el parlamento griego y la tumba del soldado desconocido en la plaza de Síndagma, en Atenas. Estos soldados se mantienen inmóviles durante cada hora que les corresponde vigilar para que la Democracia se mantenga viva en Grecia. En la primera visita turística a la ciudad es muy típico asistir a este impresionante cambio de guardia que se releva día y noche.    

En el Departamento de Latín y Griego soldados no tenemos, aunque sí un casco de hoplita y una pequeña γαλανόλευκη σημαία /gálanolefkí simía/ "bandera blanquiazul" para celebrar el día con Grecia. 


 

sábado, 13 de marzo de 2021

Jóvenes de Salamina

    13 de marzo de 2020: Era viernes y no sabíamos que era el último día que iríamos al instituto en el curso pasado. Al día siguiente, la declaración del estado de alarma decretó un confinamiento que nos tuvo dos meses sin salir de casa. 

    13 de marzo de 2021: Un año después, seguimos conviviendo con el virus que produce la enfermedad COVID19.

    No estamos en una guerra, afortunadamente, aunque nuestra sociedad está pagando con miles de muertos esta pandemia que nos condiciona la vida. El curso pasado, en los institutos de secundaria, el primer cierre total lo soportamos estoicamente dando las clases desde nuestras casas, en contacto con nuestros alumnos y procurando continuar nuestra actividad en medio de la distopía. ¡Cuántos memes de clases que continuaban mientras el mundo "ardía" a nuestro alrededor!

 

Uno de los memes del confinamiento

    Estos días, en clase de Griego I, hemos traducido dos textos sobre la batalla de Salamina, cuyo 2500 aniversario se ha celebrado en 2020. 

    Qué curioso, Plutarco nos cuenta que nueve días después de haber vencido en las Termópilas, los persas avanzan imparables hacia Atenas. Los atenienses aterrorizados e indecisos, no saben qué decidir pues conocen el implacable avance persa que los destruirá. El general griego Temístocles, creyendo que no van a poder hacer frente por tierra al invasor, convence a sus compatriotas de luchar por mar, pero antes de ir a los barcos que protagonizarán la batalla naval frente a las costas de Salamina, sacan a sus familias y las refugian en Salamina y en Trecén, dejando así Atenas vacía y a merced de los persas. Solo unos pocos se quedarán y serán arrasados, pues los persas queman la ciudad. 

 

En palabras de Plutarco: Los más de los Atenienses pasaron a sus padres y sus mujeres a Trecén y fueron honrosamente recibidos por los trecenios, porque decretaron que se les mantendría a expensas públicas, dándoles a cada uno dos óbolos, que los niños podrán tomar fruta donde les placiese, y además a los maestros se les pagaría por ellos el honorario, habiendo sido Nicágoras el que propuso este decreto.

 Es decir, que en medio de la guerra, estos ancianos y mujeres atenienses refugiados, después de salir a toda prisa con un ligero equipaje, viendo desde la distancia cómo se incendia la Acrópolis y se destruyen sus casas,  mientras temen por la vida de sus hombres, que se juegan la vida en los barcos, ¡llevarán a sus niños a la escuela en Trecén!, gracias a que alguien -un tal Nicágoras- propone que los niños sigan teniendo clase y que el estado pague a los maestros. Y el pueblo ha votado que SÍ a esta propuesta.

Hace solo unos días, la BBC publicó esta noticia sobre una escuela que, por iniciativa de los maestros, no para durante la brutal guerra de Yemen. Esta guerra es real, está sucediendo ahora. Estos niños viven esto hoy, en el siglo XXI. La misma triste noticia con 25 siglos de diferencia:

Noticia del 3 marzo con vídeo 2 minutos de la Escuela en Yemen bajo las bombas

Aquí usamos la palabra guerra como metáfora para la lucha contra pandemia, la batalla se está librando cerca: Los científicos, como modernos Edipos que buscan vencer al monstruo con su inteligencia, y los sanitarios, llevando a extremos heroicos el juramento hipocrático, se emplean a fondo contra la muerte. Muchos tenemos suerte, mientras contengamos al virus, vivimos bien. Y seguimos adelante, en la escuela.

La escuela no para. Ni en la guerra. Ni en la pandemia. Que nuestros chavales no pierdan clase. Que aparentemos normalidad. En Yemen y otros lugares es, tristemente, muy difícil, y, gracias al tesón de algunos profesores y estudiantes, ocurre. Aquí, con la mirada puesta en la ciencia -la vacuna está ya aquí-, mientras esquivamos al virus como podemos, vamos saliendo adelante.

 Y leemos sobre la batalla de Salamina. La hazaña de los atenienses la recordamos gracias al historiador que nos la ha contado. Lo terrible es que en nuestro siglo la situación sea aún más espantosa en un país actual. Está pasando y solo lo vemos si de vez en cuando sale en las noticias. Y no es portada de ningún periódico ni telediario. 

Nosotros, sin ser noticia, seguimos adelante aquí día a día:

  

Griego I semipresencial, a la vez en clase y en casa
 
 
Griego I semipresencial, traducimos un texto: Temístocles y Salamina
 
        ¿Que una parte de los alumnos están en casa? Pues conectamos por la plataforma. La escuela en clase y en casa como refugio para nuestros alumnos, que  lo malo pasará y quedará lo que nuestros jóvenes hayan aprendido. Su adolescencia debe enriquecerse contra viento y marea. Y en eso estamos. Contamos con la voluntad y el comportamiento de nuestros alumnos y unos cuantos aparatejos modernos
                                                                                    
                                                                                                 Esther Castro
 


lunes, 8 de marzo de 2021

Esas Bacantes...

Hoy, 8 de marzo de 2021, Día de la Mujer, traemos aquí esas Bacantes, de Eurípides, del grupo de teatro Noite Bohemia, que pudimos ver hace un tiempo en el Teatro Jovellanos, en el Festival de teatro grecolatino, y que conmovieron al público jovencísimo que poblaba las butacas de patio y entresuelo acompañado por sus profes de Latín y Griego. 

Hoy no hay mujeres en grupos ocupando las calles. Nos reservamos. Este curso tampoco hay Festival de teatro grecolatino.

¡Bacantes,en cuanto se pueda, hay que volver a formar el coro!

Bacantes, Grupo Noite Bohemia
 
                                                        Esther Castro